¿Está el futuro en los mercados emergentes? | 14/05/22

Hace aproximadamente una década, cuando los inversores todavía estaban asombrados por los mercados emergentes y subestimaban a EE. UU., Ruchir Sharma llamó a EE. UU. un “país de regreso” y predijo correctamente el mercado alcista posterior. Hoy, Sharma es el CEO de Rockefeller International, el brazo internacional de Rockefeller Capital Management, y ve las mejores oportunidades fuera de China y EE. UU., las dos economías más grandes del mundo.

Reshma Kapadia, Barron´s. Traducción: Laura Markus

Sharma se incorporó a Rockefeller en febrero, después de haber pasado 25 años en gestión de inversiones en Morgan Stanley, más recientemente como estratega jefe global. La empresa gestiona 95.000 millones de dólares en activos de clientes. Sharma también está en proceso de iniciar una nueva firma de inversión, Breakout Capital, en sociedad con Rockefeller. Se centrará en los mercados emergentes y la distribución global de la riqueza, la especialidad de Sharma.

Sharma habló recientemente con Barron’s, con sede en Miami, uno de sus puntos focales durante la pandemia de coronavirus, sobre los desafíos que enfrentan las empresas y los inversores en China. También explicó por qué evita las acciones de empresas tecnológicas chinas como Alibaba y empresas globales de artículos de lujo y por qué los inversores deben repensar sus expectativas de crecimiento. Lo que sigue es una versión editada de la conversación.

Barron’s: ¿Cómo afectará la guerra en Ucrania a los mercados bursátiles?

Ruchir Sharma: Actualmente caminando [die Anleger] supongamos que es un conflicto marginal, y una guerra larga y brutal. Afectará las cosas en puntos decimales, no en porcentajes.

No me preocupa que China se una a Rusia y la Tercera Guerra Mundial. China está mucho más atada y se preocupa por el sistema financiero occidental que [Russland]. Esto limita la capacidad de China para actuar y la mantiene bajo control. Además, la economía de China es débil y el país concede gran importancia a su economía.

¿Se le podría negar al presidente chino, Xi Jinping, un tercer mandato en otoño, dados los recientes problemas económicos y el impacto de las duras restricciones de confinamiento?

Nadie sabe. Pero China se está desviando de uno de sus logros más importantes en los últimos 40 años: ningún jefe de Estado puede cumplir más de dos mandatos. Esto siempre ha llevado a la renovación, a un cambio en el liderazgo. [Wenn Xi eine dritte Amtszeit bekommt,] eso sería un gran paso. Me preocupa mucho más que la economía china se vuelva inestable con el tiempo.

Otra preocupación es la deuda de China y las consecuencias del crecimiento de la deuda en la última década. el propio xi [des Schuldenproblems] en el saber, por lo que está tratando de limitar el sector inmobiliario. [Top-Wirtschaftsberater] Liu He sabe lo vulnerable que la deuda hace demasiado a la economía, y que los imperios chinos anteriores fueron arruinados por la deuda. Pero cada vez que quieren desapalancarse, la economía se debilita y se endeudan aún más.

¿Deberían los inversores y las empresas extranjeras seguir invirtiendo en China?

China es un mercado emergente, que es la menor de mis preocupaciones. Todos deben pensar en cómo diversificar sus actividades fuera de China. El peligro no es tanto que China se involucre en una guerra en Ucrania o entre en conflicto con Taiwán. Estos son riesgos imprevistos. Lo que más me preocupa son los problemas asociados con el modelo de crecimiento chino. Los problemas demográficos son reales: la población de China está disminuyendo por primera vez en la historia. Cuando esto sucede, ninguna economía puede crecer a un ritmo significativo. Será difícil para China siquiera acercarse al 5 por ciento de crecimiento.

¿Cómo continuará la globalización en estas condiciones?

Es más bilateral y regional. [Handels-]se espera el consentimiento. Tomemos como ejemplo a la India: los Emiratos Árabes Unidos son uno de los mayores socios comerciales del país, y los lazos con Arabia Saudita se están estrechando.

Incluso con la digitalización, veremos una desaceleración en la globalización, porque ahora hay un sentido de nacionalidad mucho más fuerte. [und die Länder] quieren que los datos permanezcan en su propio país. Todas las esferas de la globalización están amenazadas.

Recordaremos la pandemia y la invasión de Ucrania como el comienzo de un gran cambio en la economía global. Nadie se convierte en su negocio. [in China] ríndete y vete a tu país; se ha invertido demasiado en ello. Pero cada paso, por pequeño que sea, implicará cadenas de suministro más seguras en áreas más dispersas. Esto aparecerá en los márgenes y las ganancias no en uno o dos trimestres, sino quizás en 10 o 20 trimestres.

¿Qué significa esto para los inversores?

Los márgenes de beneficio están bajo presión en todo el mundo. En el lado positivo, la desigualdad puede mejorar gradualmente. En los próximos cinco a 10 años, el equilibrio de poder cambiará a favor de los trabajadores, ya que las empresas ahora tienen que producir más cerca de casa y pensar más en la mano de obra confiable que en la mano de obra más barata.

Quienes son los ganadores y perdedores?

Algunas acciones globales de lujo pueden alcanzar su punto máximo pronto a medida que la era de aumento de la riqueza impulsada por la inflación de los precios de los activos llegue a su fin. En cambio, las empresas de productos básicos de consumo que atienden más al segmento de ingresos bajos y medios podrían hacerlo mucho mejor dado el poder de negociación y los salarios. [dieser Gruppe] aumenta

Las acciones chinas, especialmente las de empresas de internet como Alibaba y Tencent, se han desplomado. ¿Todavía quieres tener acciones chinas?

Seguiré invirtiendo en China, pero quiero mantener mi exposición baja debido a los riesgos económicos. No me interesan las empresas tecnológicas chinas. Tus modelos de negocio están dañados de forma irreversible. Sin embargo, entre los restos también se pueden encontrar existencias chinas de alta calidad, como Haidilao. Pero el futuro de los próximos diez años pertenece a los países más pequeños. Estados Unidos y China están sobrerrepresentados en las carteras.

El sesgo estadounidense ha funcionado bien para los inversores durante la última década. ¿Por qué deberías diversificar?

Cada década, un nuevo tema de inversión domina el mundo: en la década de 1980 fue Japón, que en 1989 representaba el 50 por ciento de la capitalización del mercado mundial. En la década de 1990, fue la industria tecnológica estadounidense. Hace una década, los mercados emergentes no tenían suficiente y se apresuraron a acoger a los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), creyendo que eran el futuro del mundo. Anuncié que Estados Unidos será una nación que regresa. El mercado de valores de EE. UU. se ha triplicado, mientras que el de mercados emergentes no ha cambiado. Ahora siento que será al revés.

Estados Unidos representa el 62 por ciento de la capitalización del mercado mundial, pero solo el 26 por ciento de la economía global. Los países en desarrollo tienen una capitalización de mercado del 11 por ciento y sus economías alrededor del 35 por ciento. Los inversores están invirtiendo muy poco aquí.

Los mercados emergentes no son inmunes a los problemas económicos. ¿Dónde están las mejores oportunidades?

Las expectativas de crecimiento deben reducirse en todos los ámbitos, ya que todas las economías enfrentan los mismos desafíos: desglobalización, demografía y tasas de interés más altas en un momento en que la deuda es alta en todo el mundo. Sin embargo, hay ganadores relativos. India, por ejemplo, puede tener éxito, pero la nueva medida del éxito es un crecimiento de más del cinco por ciento, no del siete al ocho por ciento.

Los precios de las materias primas son el mejor indicador del desempeño de los mercados emergentes. La década de 1970 fueron los mejores años para los mercados emergentes, incluso antes de la introducción del índice MSCI. En general, si eres optimista con las materias primas, esto debería reflejarse en el buen desempeño de los mercados emergentes.

Me gusta Indonesia y las empresas como [den Mischkonzern] Astra International y Bank Central Asia, un banco líder con fuertes iniciativas digitales. También me gusta Brasil, con empresas como Petrobras y Vale, y gran parte de América Latina, a la que le está yendo mejor con el aumento de los precios de las materias primas.

¿Qué más es atractivo, además de las materias primas?

La diversificación fuera de la fabricación en China beneficia a Vietnam, Bangladesh y posiblemente a Indonesia. En los países industrializados, la digitalización está sobrevalorada, pero en las economías emergentes aún está en pañales.

India puede beneficiarse enormemente de esto. Con una mejor tecnología e infraestructura digital, el apoyo público llega a los pobres de maneras que antes no eran posibles. Ganador de la transformación digital: Bharti Airtel. Estos son pequeños cambios que están ocurriendo en India, Indonesia y otros países. Conozco 50 empresas de calidad en mercados emergentes fuera de China con una capitalización de mercado de más de mil millones de dólares que pueden apostar por esta tendencia.

¿Cómo se evalúan?

Las empresas de calidad en los mercados emergentes cotizan con un gran descuento en comparación con las empresas de los mercados desarrollados, con oportunidades en los sectores de consumo y tecnología, además de las acciones tecnológicas de gran capitalización. De las 200 economías del mundo, más de 150 son mercados emergentes.

¿Qué necesitan saber los inversores sobre el dólar estadounidense?

La vida media de una moneda de reserva suele rondar los 100 años. El dólar estadounidense ha sido la moneda de reserva durante unos 100 años. Antes de eso, era la libra esterlina. Una mirada a los activos externos netos del dólar revela cuán alta es la deuda externa de EE. UU.: la deuda externa neta de EE. UU. es actualmente de alrededor de $ 16 billones. Esto corresponde a alrededor del 70 por ciento del producto interno bruto de los Estados Unidos. En el pasado, una lectura superior al 50 por ciento ha sido una señal de problemas con la moneda local. El dólar estadounidense parece sobrecargado.

Desde un punto de vista económico, las sanciones contra Rusia han generado dudas sobre el patrón del dólar estadounidense. El yuan podría ser un buen sucesor, pero el sistema financiero de China es demasiado frágil y sus cuentas no son convertibles. Hoy no hay alternativa, pero algo está pasando lentamente.

Leave a Comment